Más dinero para gastar

El mundo se está moviendo a una velocidad muy superior a la de décadas anteriores. 

Hay países se están moviendo más rápido que otros, tal es el caso de China y el teléfono móvil chino se ha convertido en la gran herramienta para motorizar eso. Lo digo porque se está usando como herramienta común de pago por la clase media.

Países como España, han intentado introducir esta forma de hacer los pagos en las tiendas; pero tal parece que los consumidores todavía no se sienten lo suficientemente atraídos por esa modalidad. Es un proceso que va muy lento para lo que esperaban los inversionistas de estas tecnologías. Con el internet banking pasó lo mismo, hay en occidente una especie de resistencia a dejarle a las máquinas los asuntos relacionados con el dinero, de este lado del mundo parece que el apego a lo tangible, como la moneda o el billete es muy fuerte.

Esa resistencia ha sido medianamente vencida y el uso de la banca a través de internet es algo que ya se nos está haciendo cómoda, la palabra transferencia ya es parte del vocabulario común para hablar del traslado del dinero de una cuenta a otra. A pesar de representar una enorme ventaja a esta parte del mundo le ha costado incorporarse a esta forma de atender los asuntos relacionados con el dinero, el factor confianza a tardado en llegar.

tienda chinaPero que mejor lugar para probar, que un mercado tan impresionantemente grande como China. En donde ha habido un gran despertar de la clase media cuyos ingresos no han parado de crecer desde hace unos 30 años, eso significa más dinero para ahorrar y también más dinero que gastar. Para que tengan una idea un chino de clase media está por encima de los 35 mil dólares anuales, si forma parte de una familia promedio; es decir, tres personas, estamos hablando de 105 mil dólares por familia.

Al compararlo con países como Estados Unidos no parece nada; pero hay que ver el volumen de dinero cuando la población sobrepasa mil doscientos millones de personas. Es cierto que la mayoría es pobre pero sigue siendo una masa de dinero increíblemente alta en circulación. En China una familia clase media es la que tiene un tercio de sus ingresos para usarlo en forma discrecional. En ese país la tasa de bancarización es muy baja; pero hay dinero para comprar.

Las mujeres que trabajan, son las que compran y con frecuencia se fijan mucho en las marcas a la hora de hacerlo. Si tiene un Iphone puede pagar unos 20$ mensuales por el privilegio; pero puede pagarlo. Semanalmente pueden salir a comer un par de veces y la comida rápida de franquicias como KFC son muy populares, en esta clase. La búsqueda de status y modernidad los hace volcar sus gastos a la compra de productos de marcas reconocidas mundialmente. Esa es una de las razones por las que cada vez más empresas de marcas de ropa, carteras, etc., están llegando más a China.

smartphone chinoAquí es donde entran a jugar un papel preponderante los smartphones chinos y las apps, Alipay, la aplicación líder de ese país, sirvió a 450 millones de chinos para que pagaran sus compras.

En Shanghai pagaron en promedio 20 mil dólares.  En este centro de las finanzas y del comercio mundial los consumidores gastaron 1,5 más que el año pasado. Competidores como WeChat, que tiene funciones para pago en efectivo o para la tienda o Apple Pay se reparten la torta de mercado. Del total de la operaciones que se hicieron usando Alipay, 71% fue desde dispositivos móviles. China es el gran mercado en donde está prosperando con mayor rapidez el uso del dispositivo móvil como manera de pago y eso la vuelve una incubadora que es acompañada de otros grandes avances que se están dando en áreas como la de la salud.

No se admiten más comentarios