El lado oscuro de la película

¿Alguna vez has intentado hacer lo que viste en una película? Probar puede ser…

Imagine que su esposo la deje atrapada con las esposas en su nido de amor y ante la imposibilidad de quitárselas deba llamar a los bomberos para pedir ayuda. Supongo que después de haber agotado buscando en la web y en youtube la forma de abrirlas, desesperado termine llamando a los bomberos para decirles que en un momento de lujuria esposó a su pareja en la cama y ahora no encuentra como soltarla. En la confusión imagino que no sabrá si reír o incomodarse; lo cierto es que alguien extraño tendrá que entrar en su nido de amor y deberá arreglar todo para que no queden muestras de otras travesuras.

Supongo que la señora mantendrá la máscara para evitar ser reconocida; pero ¿Y si hay otro juguete en algún lugar más intimo que el bombero no pueda sacar? Lo primero que sucederá es que querrá ver si puede sacarlo o no, no creo que el bombero le vaya a preguntar cómo llegó el juguete a ese lugar; pero seguro tendrá que verlo para poder reportar a urgencias el caso que llevará al centro hospitalario. Eso será muy bochornoso para ambos; pero hay que hacerlo.

riendose

Es muy probable que la pareja insista en que no le sea retirada la máscara a la señora, por lo menos hasta llegar al hospital, donde el médico que verá el caso quizás deba hacer un enorme esfuerzo por no mostrar algún gesto jocoso.

Es curioso pero las películas a veces producen unas notas en reconocidos periódicos que nos parecen muy divertidas; sin embargo ver películas  y hacer lo que vemos en ellas para recrear las mismas sensaciones, no resulta lo divertido o placentero que se suele mostrar. El trabajo del cineasta consiste en transmitir una importante cantidad de sensaciones al espectador y para eso se pueden usar algunos trucos de luces, cámaras y dramatismo, entre otras. Inclusive cuando se llevan libros a películas o se hace lo mismo con historias de la vida real, hay que manejar los recursos disponibles para recrear la visión que tiene el realizador sobre cada momento del film.

La pasión encendida por películas como 50 Sombras más oscuras, ha llevado por ejemplo, a la delegación de bomberos de Londres a apagar el incendio, trabajando con una campaña para concienciar a los habitantes de esa localidad a vivir sus momentos más oscuros con cuidado y a usar con la precaución del caso los juguetes sexuales como en la película. La campaña se llama Fifty Shades of Red.

campaña bomberos

La cantidad de llamadas que día a día han recibido es de cuidado, son muchos los casos en los que el uso de esposas y otros jugueticos sexuales para avivar la pasión al mejor estilo de 50 Sombras han terminado mal y son los bomberos los llamados a solucionarlo.

Sin duda un estímulo de interés para quienes quieran ver la película, que puede ayudar los números de la taquilla ¿No lo crees así?

No se admiten más comentarios