De buen humor

Una sonrisa puede ser la mejor medicina para aliviarnos la vida

Sonreir es bueno para la salud

Sonreir es bueno para la salud

Dicen que las personas que tienen buen humor son más felices, viven más y son más exitosas. No sé qué tanto de verdad tendrá eso; pero no he visto a la primera persona con buen humor que no sea apreciado por quienes le rodean. En un grupo siempre hay alguien que impregna de ánimo a las reuniones y cuando no está hace mucha falta.

El buen humor es una condición que pocos se precian de tener, en una relación de pareja carecer de él es catastrófico. A las mujeres les encanta un hombre que las haga reír, después de todo, como reza un dicho popular; quien ha tenido un día sin reír ha tenido un día perdido.

Cuando algo se dice con humor la gente queda inmediatamente atrapada y eso es conveniente utilizarlo para vender, enseñar o para girar instrucciones en el trabajo. El efecto causado es tan beneficioso que es más fácil de recordar. Ahora imaginen a docentes usando el recurso del buen humor para dar sus clases, este mundo sin duda que sería más divertido y tal vez ya hubiésemos tenido colonias en marte jajajajaj.

El poder persuasivo

El poder persuasivo

Gracias a su poder persuasivo podemos procesar de una mejor manera lo que se nos dice y sin uno darse cuenta el proceso de aprendizaje se hace fácil y en un ambiente positivo lo que genera un mayor nivel de recordación.

Son muchas las cosas positivas que nos trae el aprender a llevar la vida con buen humor, nos hace más simpáticos y nos conecta con las otras personas en buena forma. Si logramos sacarle una sonrisa a la persona a la que le vendemos o a la que le ofrecemos una idea, o al empleado a quien le pedimos que haga algo, habremos dado un gran paso para lograr el objetivo.

El humor es tan poderoso que salta las barreras sociales y eso por supuesto aplica para las empresas, donde a veces la comunicación entre personal directivo y empleados es muy formal. Abriendo con ello la posibilidad, sin desconocer la autoridad, de crear relaciones más productivas. Además nos ayuda a superar las diferencias que existen en el medio ambiente laboral. Todo esto se logra gracias a que se siente una atmósfera más confiable en la que se rompen barreras comunicacionales, que muchas veces producen conflictos.

El humor es magnífico para hacer que trabajemos en equipo, la sonrisa que produce es un regalo que hace lo que es incapaz de hacer una orden dada en forma tradicional. Esa sonrisa es un bienestar compartido que produce liberación de serotonina en el cerebro de los participantes mejorando la capacidad intelectual del equipo.

En estas condiciones la toma de decisiones, que es tan clave para las empresas o la vida personal, se hace en un ambiente más positivo y flexible, que impulsa un análisis más asertivo.

Con la motivación recargada por el humor, sube la moral del equipo, la creatividad se estimula y aumenta la productividad.

Tenga buen humor, eso le alejará de la ansiedad y el stress, su salud lo agradecerá.

No se admiten más comentarios