Alimento necesario

La economía mundial sigue moviendo sus motores con petróleo

Si un alto ejecutivo, dijera a los medios internacionales que se pondrá de acuerdo con otros empresarios del sector para ejercer presión al alza de los precios de sus productos, ¿Qué creen que pasaría? Pues seguramente iría preso, porque es una acción ilegal. Sería considerado un cartel, es decir; un grupo de empresarios que se ponen de acuerdo de manera informal, para ajustar los precios al alza con la intención de obtener mayores beneficios en perjuicio de los consumidores.

Pero adivinen qué, la OPEC, que es la Organización de Países Exportadores de Petróleo, que produce un poco más de 30% del crudo que se consume en el mundo, lo hace con el mayor desparpajo. Aunque parezca increíble, sus altos representantes dicen a viva voz al mundo que bajarán la producción con la intención de ejercer presión en el mercado para que suban los precios.

asdfasf

Es una demostración del enorme poder que tiene en el mundo la industria petrolera, Arabia saudita, Rusia y Estados Unidos son los países con mayor volumen de producción en el mundo. De todos, el mayor consumidor es Estados Unidos, que junto a China consumen el grueso de la producción total.

Después de haber tenido los mayores niveles de precio en su historia, el barril petrolero cayó en 2014 y en este 2016 ha comenzado una leve recuperación que se estima, según datos del Banco Mundial, lleve los precios por encima de los 50 dólares. Países como Venezuela, que tiene las reservas probadas más grandes del planeta, aspiran que se sitúe por encima de los 70 dólares y hace esfuerzos para que la OPEC, organización que ayudó a crear y de la cual forma parte, presione el mercado con una baja en la producción para lograr su objetivo.

Lo cierto es que precios bajos estimulan la activación de la economía porque disminuye los costos de producción; pero por otro lado desalienta a los exploradores a hacer inversiones, que deben ser cuantiosas, para buscar más petróleo y garantizar así el suministro en años venideros.

Expertos petroleros de países productores, hace unos tres años decían que era necesario un precio de 100 dólares el barril para garantizar las exportaciones. Imaginen, fuentes oficiales del gobierno de Venezuela indican que en ese país producir un barril de petróleo cuesta entre 8 y 9 dólares, Arabia Saudita tiene unos costos de producción cercanos a esos números. Este último ha anunciado que puede soportar un precio de 20 dólares por barril, debido a que ha acumulado inmensas reservas cuando los precios estaban altos. Mientras que Venezuela, se ahoga aún con 70 dólares.

sin-titulo1

Lo cierto es que los precios bajos —indican algunos analistas más osados—, pudiera elevarse incluso por encima de los 150 dólares que llegó a alcanzar en tiempos de altos precios; debido a la disminución en exploración que ha sido causada por la baja en los precios. El impacto para una economía mundial que se recupera de la crisis financiera de 2008 y que pareciera estar a punto de otro gran traspié sería un duro golpe.

Actualmente la nueva tecnología del Fracking (una nueva forma de extraer petróleo), aunque ha bajado los costos, un precio tan bajo como el actual, no es lo suficientemente atractivo y el mercado desconoce cuánto tiempo puede soportar su nivel de producción. Tal parece que la era de precios bajos del combustible fósil está a punto de acabar.

No se admiten más comentarios