Ahora sí

Este 2017 es un año de más incertidumbre, entre otras cosas, por los tipos de interés. Siguen en la palestra los números en cero o negativos, así que este año las promesas positivas están por quedarse rezagadas.

Ante la espinosa situación el mundo financiero español está evaluando fusiones, eliminar entidades e incluso salidas a la bolsa en búsqueda de capital. De modo que cada uno en su dimensión sigue sorteando los obstáculos que aún quedan de la crisis de 2008 y el Brexit. La banca española no las tiene todas consigo, las enormes cantidades que deberá erogar por las cláusulas suelo, que como recordarán, el sistema financiero cobró indebidamente a quienes adquirieron un suelo en el país y que ahora deberá resarcir a los afectados, la suma asciende según los entendidos a unos 4.000 millones que fueron abonados desde 2013.

Si la banca no anda bien, los préstamos que hacen tampoco, con lo cual la ya golpeada economía tiene que sobreponerse con más bríos. Hubo quienes se endeudaron para adquirir solares industriales antes de la crisis de 2008 y sufren las consecuencias de rigor, por un lado los golpea la restringida demanda y por otro los intereses que debe pagar. Polígonos que se han quedado sin el músculo necesario para terminar y con cada vez menos interesados en invertir, ya sea en alquiler o en compra, es un negocio de millones de euros; que está asfixiado por la situación. Aunque hay una recuperación, discreta, esta ha sido muy lenta, tanto que no ha permitido lograr un equilibrio.

grafico de ventas

Las noticias traen cierto aliento al país y a quienes invierten en él, porque indicadores el desempeño en exportaciones ha resultado alentador,  la tasa de paro ha disminuido y eso significa que hay más dinero para rotar en la economía interna; pero cuidado, la situación sigue siendo difícil, las cifras hablan por sí solas. Alrededor de 1,5 millones de hogares en España tienen a todos los miembros de sus familias parados, estos son datos de 2016. En ese año aunque los datos fueron positivos no han sido suficientes y la crisis continua.

Para muestra un botón, desde que comenzó la crisis en 2008 hasta el año 2016 el Sindicato UGT (Unión General de Trabajadores), solo en el sector financiero se han despedido o prejubilado cuando menos a 80.000 trabajadores.

nave industrial

La meta está puesta en el período entre 2017 y 2020 para salir a flote y eso pasa por activar el sector industrial que estima de pasar de un actual 14% del PIB a un 20%. El énfasis de los que postulan la recuperación se hace en apalancarse en la educación, si se suben los niveles, la competitividad y la producción responderán a las nuevas necesidades de los mercados internacionales y por supuesto al propio.

El mencionado crecimiento industrial necesitará de espacios adecuados, eso no será problema porque hay mucho espacio ocioso esperando por activación, el asunto es convencer a los inversionistas de que es mejor aquí en España que irse a otro país. Tienen especial oportunidad la industria alimentaria, la de energía, la de diseño que cosecha grandes logros en los últimos años, la de la salud, la aeroespacial, la óptica y la robótica por mencionar algunas.

No se admiten más comentarios